Para viajes nacionales se recomienda presentarte en la terminal con 30 minutos de anticipación. Para trayectos internacionales deberás presentarte mínimo una hora antes de la salida programada. ¡Que no se te pase el autobús! Llega con tiempo para evitar imprevistos.